El mantra OM


El mantra OM, según el hinduismo, es el origen de todos los mantras. OM es el sonido primigenio del Universo. 

Este mantra no se pronuncia “ooommmmm", ya que OM es una sílaba que en sánscrito tiene tres letras: A, U y M. La A y la U forman un diptongo, es decir, se unen y generan una letra que es una mezcla entre la A y la U. 

Para saber cómo se pronuncia el OM debes decir AU pronunciando “aaaaauuuuu”, pasando progresivamente de la A a la U, el sonido OM está en el punto medio, donde la A se convierte en la U. Por lo tanto, la O de OM se pronuncia como una mezcla de la A y la U. 

Y la M de OM no se pronuncia M (mmmmm…), sino NG. Es un sonido nasal. Suena como algunos instrumentos de cuerda (el Sitar o el Tambora - laúd paquistaní -). 

El sonido AU (entre la A y la U) implica extraversión, apertura al mundo; representa el Universo; se pronuncia con la boca abierta, y hace vibrar el cuerpo. El sonido NG implica cierre, introspección; representa el microcosmos, lo infinitesimal; se pronuncia con la boca cerrada, y hace vibrar la cabeza (el cerebro). 




El símbolo del Om es como una especie de número tres con un gancho a la derecha y una semiluna con  un punto arriba.  Esta especie de tres representa la A, el estado de vigilia. El gancho que está a la derecha representa la U, el estado de dormir y soñar. Y la semiluna con un punto arriba representa el momento de la noche en que dormimos y no soñamos (fase no REM), es una especie de vacío. 

El OM lo vivimos cada día, ya que pasamos por sus tres estados. Por la mañana estamos despiertos, en vigilia; y por la noche dormimos y soñamos, y, a veces, dormimos y no soñamos.

Cuando dormimos y no soñamos, la identidad del “yo” desaparece, no hay presencia consciente, no hay registro, es el descanso en el vacío, es cuando se experimenta más gozo. Estos tres estados aparecen y desaparecen, transformándose uno en el otro. 

Al recitar el OM hay un momento de silencio, que es cuando te quedas sin aire, entonces tienes que volver a inhalar. Ese momento de silencio representa la Esencia, el Ser, la Consciencia, la Divinidad, la Totalidad. Ese no-estado es tu Realidad. 

Cuando te das cuenta de que tú eres el silencio que está más allá de los tres estados, entonces experimentas la máxima dicha. 

Cuando tengas la mente muy agitada, siéntate, relájate, deja los ojos entreabiertos, inhala lenta y profundamente, y exhala pronunciando el OM. Repítelo nueve veces.

El mantra OM calma la mente, regula el metabolismo y conduce a la percepción de la naturaleza interior. 

Si el mantra OM se recita en grupo, cada persona lo hará a su propio ritmo. 


Extracto del libro "EL  ARTE  DE  SANAR Reiki Heiwa to Ai®" (Volumen VI)